Tiempo de lectura: 3 minutos

La motivación es un ingrediente esencial en el aprendizaje y, en ocasiones, uno de los más complicados de conseguir en el aula.

Por eso queremos compartir contigo estos 5 sencillos consejos para motivar a tus alumnos, ayudarles a encontrar lo que les apasiona y despertar en ellos las ganas de aprender.

Un alumno desmotivado no escucha, no se esfuerza, pierde interés y puede llegar a dificultar el desarrollo de la clase. Clic para twittear

CINCO PASOS PARA MEJORAR LA MOTIVACIÓN

1 Busca lo que les apasiona.

Puedes buscar un tema especifico, un método de aprendizaje o un espacio de trabajo. Se trata de investigar que es lo que enciende la chispa de la motivación, algo que llame su atención y despierte el interés por aprender.

Para lograr esto debes escuchar y conocer a tus estudiantes. Una buena opción para lograr este fin es el uso de la teoría de las inteligencias múltiples, esta teoría te permite implementar diferentes estrategias didácticas, según el tipo de inteligencia que esté más desarrollada en el estudiante o incluso la que se quiera potenciar.

Puedes utilizar estas: ideas para la implementación de las inteligencias múltiples en el aula

2. Plantea el aprendizaje como un descubrimiento.

Anima a los estudiantes a que participen, crea expectativas con una meta atractiva, trata de involucrarlos en todo el proceso de aprendizaje. El trabajo por proyectos, por ejemplo, es una estupenda opción y, además, al colaborar e investigar en equipo con otros alumnos, puede contribuir a aumentar su motivación.

3. Enfoca el contenido desde la práctica. 

Siempre que sea posible, relaciona el aprendizaje con la vida diaria de tus estudiantes, de modo que sean capaces de ver la utilidad de aquello que están aprendiendo.

Así es mucho más fácil que se impliquen y se interesen y recordarán y afianzarán lo aprendido de manera mucho más eficaz. Por ejemplo, repasa química con experimentos y objetos cotidianos, enseña física en el parque de atracciones.

4. Utiliza las TIC.

Tus estudiantes son nativos digitales y las TIC llaman su atención de forma natural. Puedes aprovechar este interés y apoyarte en las nuevas tecnologías para presentar los temas en el aula, completar los contenidos o trabajarlos de una forma diferente.

Pero, lo más importante, anima a tus alumnos a utilizarlas para aprender: documentarse, practicar lo aprendido, ampliar conocimientos, llevar a cabo proyectos y experiencias.

5. Practica el refuerzo positivo.

Un niño desmotivado puede estar también desilusionado y desanimado porque le resulta difícil mantener el ritmo de la clase, no mejora sus calificaciones o no resuelve bien los trabajos de clase. Puedes contribuir a romper esa desmotivación mediante el refuerzo positivo y el apoyo a conductas o actitudes positivas, para valorar más que los resultados.

De este modo estarás animando a tus alumnos a seguir intentándolo, aprender de los fracasos y buscar soluciones sin rendirse. Reconoce el trabajo de aquellos alumnos a los que les cuesta más avanzar y premia el esfuerzo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *