El pensamiento científico es la capacidad que relaciona también con la capacidad para ser independiente o la resolución de problemas de la vida cotidiana.

Tener una forma lógica de ver las diversas situaciones a las que una persona pueda enfrentarse ayuda a encontrar relaciones entre los hechos, las ideas o las causas y los efectos.

¿Qué beneficios obtenemos del pensamiento científico?

El razonamiento y la lógica ayudan a reaccionar ante cualquier problema al que nos enfrentemos, también permite adaptarnos a nuevas situaciones y solucionar retos.

El pensamiento científico es muy positivo en el ámbito académico, sobre todo en áreas como matemática, física biología entre otras. Además de esto múltiples ventajas en la vida diaria y en la formación de los estudiantes como personas. Entonces a modo de resumen:

El pensamiento científico aporta la habilidad de poder solucionar problemas de una forma eficaz. Clic para twittear

Poseer un pensamiento científico bien desarrollado brinda beneficios importantes para tus hijos:

  • Mejora su capacidad de razonamiento y su habilidad para pasar de un conocimiento básico a uno complejo.
  • Aprende a resolver problemas en situaciones reales.
  • Practica la construcción de su propio aprendizaje.
  • Ejercita su capacidad deductiva y aprende a crear estrategias y soluciones propias.

Consejos para mejorar el pensamiento científico de mis hijos

Debido a la suma importancia que tiene el pensamiento científico en el desarrollo de los estudiantes, queremos compartirte algunas claves para que puedas estimular el pensamiento científico de tus hijos y los ayudes a relacionar lo que aprenden en el centro escolar con lo que sucede en su entorno y a comprender mejor el mundo que les rodea.

1. Alienta su curiosidad.

Incentiva a tu hijo para que investigue, intente comprender cómo funcionan los objetos que utiliza cada día y realice pequeñas pruebas de acierto/error.

Es importante, sobre todo cuando el niño es pequeño, que le permitas manipular los materiales, los juguetes, las prendas de vestir. A través del tacto y la vista comparará, establecerá relaciones geométricas entre forma y tamaño y asimilará sus características y funciones.Cuando crezcan, los experimentos caseros pueden ser una herramienta perfecta. Cuando crezcan, los experimentos caseros pueden ser una herramienta perfecta.

Pienso que si perdemos la curiosidad no hay nada; no hay reflexión y, por tanto, no hay conocimiento y no hay ninguna posibilidad de saber, de llegar al final de algo. Sin curiosidad, directamente no estás vivo. – Luis Eduardo Aute Clic para twittear

2. Si no surge naturalmente, hazle preguntas. 

Si no es un niño curioso, puedes despertar su interés planteándole situaciones sobre el mundo que le rodea y animándole a que trate de encontrar una explicación para aquello que no entiende.

Lo que la gente considera como el momento del descubrimiento es realmente el descubrimiento de la pregunta. – Jonas Salk Clic para twittear

3. Deja que lo intente. 

Siempre que sus prácticas sean seguras y bajo tu supervisión, dale espacio para que trate de solucionar, por si mismo y según su propio criterio, los problemas que le surgen respecto al manejo de un objeto o situación. Siempre tendrás tiempo de aconsejarle, pero ten paciencia y permite que intente solucionarlos por el mismo.

Los niños aprenden a ser autónomos a través de las pequeñas actividades diarias que desarrollarán en casa o en el colegio. Clic para twittear

4. Dirige sutilmente su aprendizaje.

Si ves que le cuesta resolver un problema o afrontar una situación, no le des la respuesta. Intenta que la deduzca el mismo dándole algunas pistas o haciéndole las preguntas correctas para que él mismo encuentre la solución.

La mente es como un paracaídas: solo funciona si se abre. – Albert Einstein. Clic para twittear

5. Utiliza el juego y la imaginación.

Puedes darle retos o problemas cotidianos para que intente resolverlos, también es importante que vallas un poco más allá, puedes pedirle que invente objetos del futuro, inicia una historia y motivalo para que la termine pensando qué podría sucederles a los protagonistas y cómo reaccionarían.

Todos los aprendizajes más importantes de la vida se hacen jugando. -Francesco Tonucci Clic para twittear

Con estas sencillas prácticas diarias puedes ayudar a tu hijo a desarrollar su pensamiento científico, la lógica y la deducción.

Si tienes otro consejo que pueda ayudar a estimular el razonamiento y el pensamiento científico puedes escribirlo en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *