Los estudiantes se enfrentan al reto de poder aprender una gran cantidad de contenidos día con día, con estos consejos para ser un buen estudiante podrán superar este tipo de retos sin problema alguno.

Descansar bien y mantener la atención son clave para conseguir retener toda la información. Clic para twittear

Es de suma importancia que el estudio no solo sea dentro del aula de clases, al salir de tu jornada de estudios deberás dedicar tiempo para poder estudiar y consolidar los contenidos en clase.

Estos consejos te ayudaran a poder optimizar este tiempo, para esto vamos a dividir estos consejos en tres etapas:

  • Antes de estudiar
  • Mientras estudiamos
  • Después de estudiar
El experto en algo fue alguna vez un novato – Helen Hayes Clic para twittear

Antes de estudiar

Presta atención en clase y toma unos buenos apuntes.

Escuchar en clase facilita mucho la digestión de conceptos, ya que a la hora de estudiar, los contenidos nos resultan familiares. También, es importante tomar buenos apuntes en clase, anota lo más importante, asegurate que tus apuntes estén bien estructurados y que incluyan ejemplos que te ayuden a recordar.

Planifícate.

Anota en un calendario o agenda las fechas de los exámenes, las tareas y las entregas de los trabajos. Esto te ayudará a establecer objetivos.

Fija un horario o establece prioridades: primero termina las tareas o actividades pendientes, y después repasa lo aprendido en clase.

Organiza bien tu lugar de estudio.

Estudia siempre en el mismo lugar, con una silla y una mesa cómodas, que te permitan tener a mano todo lo que necesitas, de preferencia que tu lugar de estudios sea un lugar bien iluminado que te inspire a estudiar.

Evita tener cerca cualquier tipo de distracciones

No puedes permitirte confinar tus estudios a las clases. El estudio y toda la historia es tu clase – Stella Adler Clic para twittear

Durante el estudio

Lee con atención y subraya lo más importante

La lectura comprensiva es fundamental para comprender los contenidos.Anota las palabras que no entiendas, y búscalas para que puedas entender mejor el contexto.

Realiza una segunda lectura para subrayar las ideas principales del texto.

Haz esquemas.

Resume la información y estructúrala de forma ordenada y por importancia. Utiliza frases simples y concretas.

Puedes hacer esquemas lineales, gráficos con llaves o flechas, o mapas conceptuales.

Resume el contenido.

Esta técnica es muy útil a la hora de procesar la información. Debes elaborar un texto breve donde expliques los contenidos principales con tus propias palabras.

Esta técnica te ayudará a la hora de redactar las respuestas en los exámenes.

Aprender sin reflexionar es malgastar la energía -Confucio Clic para twittear

Ejercita lo aprendido.

Esto te ayudara a recordar y fijar todo lo que has estudiado.

Después del estudio

Evalúa lo aprendido. 

Cuando creas que ya has comprendido los contenidos de lo que has estudiado, debes ponerte a prueba.

Para esto puedes exponer en voz alta, explicarle a un compañero o grabarte con una cámara, para luego analizar tus resultados y puedas si se da el caso repasar algo que creas no haber comprendido de forma correcta.

Profundiza en lo aprendido

Investiga todas las cosas que te han causado algún tipo de interés: en la Red hay documentales, videos, artículos y otros recursos que ampliarán tus nuevos descubrimientos sobre el tema.

Nunca consideres el estudio como una obligación, sino como una oportunidad para tu futuro Clic para twittear

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *