Tiempo de lectura: 3 minutos

Los cuentos son muy importantes en la vida y el desarrollo de los niños. Si tomamos en cuenta los beneficios de fomentar la lectura en el aula, la figura del cuentacuentos resulta ser muy importante.

Un cuento es, básicamente, una narración creada por uno o varios autores, que por ser muy corta y sencilla, la hace ideal para su lectura por parte de los estudiantes más pequeños.

¿Qué es el cuentacuentos?

El cuentacuentos es, básicamente, una persona que narra cuentos en público, haciendo uso de gestos y la voz con un objetivo: sumergir a quienes lo escuchan en la historia que este queriendo transmitir.

Desde una perspectiva pedagógica el cuentacuentos es capaz de desarrollar la imaginación e inteligencia emocional de los estudiantes, además de su capacidad para concentrarse, mientras les transmite valores y favorece competencias como la comprensión lectora o la lecto-escritura.

¿Cuáles son las ventajas específicas de ser un cuentacuentos?

  • Estimula la imaginación de los niños de un modo distinto al que se logra mediante la lectura, ya que en la transmisión del cuento intervienen factores como la expresión corporal o la tonalidad de la voz, haciendo que la experiencia sea más emocionante.
  • Al ser una experiencia grupal, un cuentacuentos incentiva la unión del grupo de clase.

Hemos intentado definir qué es un cuentacuentos y las ventajas que tienen el poner en practica este rol en el aula.

¿Cómo me convierto en un cuentacuentos?

La primer norma no escrita de un cuentacuentos es que no hay dos cuentacuentos iguales. Porque cada uno de nosotros tiene sus propias limitaciones y habilidades.

Esta serie de consejos te ayudaran a desarrollar ese cuentacuentos que hay dentro de ti:

  1. Elige un cuento que te guste: Piensa que tienes que hacerlo tuyo, y aportar un punto de vista que solo tú puedes ver para darle una experiencia increíble a tus estudiantes, además memorizarlo o conocerlo bien te permitirá un grado de improvisación muy productivo y estimulante.
  2. Practica: haz ejercicios con la voz, trabaja en el tono, la vocalización y busca expresiones que te hagan sentir cómodo. Prueba ponerte delante de un espejo y práctica mímicas y gestos, interpretando situaciones que aparecen en el cuento. Puedes utilizar elementos como títeres u objetos para amenizar tu narración.
  3. Disfruta: solo si tú disfrutas lo que haces lograras transmitir tu pasión a los estudiantes.

Reforzar la historia.

Después de contar el cuento, se puede dar un espacio para conversar sobre el mismo, hacer un dibujo, preguntarse si podría haber otro final, qué parte fue la que más les gustó. Si el cuento fue tomado de un libro, una excelente manera de fomentar la lectura es darles el libro después de contar el cuento; si el libro tiene ilustraciones podrán ver reflejado lo que imaginaron y contrastar ambas visiones del cuento.

Te queremos compartir esta página en la que encontraras una gran variedad de cuentos que te pueden ser muy útiles: Chiquipedia.com

¿Qué historias o cuentos te gustaría contar? ¿Cómo los adaptarías? ¡Comenta y comparte con la comunidad Colplex!

2 comentarios en “¡Conviértete en un cuentacuentos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *