Tradicionalmente la educación desde sus inicios ha enseñado a repetir antes que a pensar mediante la metodología de la memorización.

De hecho este tipo de aprendizaje se basa en que a mayor cantidad de veces que se repita una idea, mayor será la respuesta o asimilación por parte del niño”.

Los loros son capaces de repetir cosas pero no tienen la capacidad de comprensión, eso es lo que le pasa a tus hijos cuando repiten una y mil veces el contenido sin siquiera detenerse a entenderlo. Clic para twittear

En la educación está pasando algo realmente preocupante, el hecho de que las personas no saben pensar, y esto se debe a que se enseña a memorizar y no a razonar.

Son muchos los estudios que profundizan en la importancia de aprender razonando, ya que de este modo es posible analizar y comprender. Sin embargo, la metodología dominante en la actualidad es aprender memorizando.

Debemos tener en cuenta que una de las mejores maneras de recordar la información es generando conexiones entre la nueva información y la que ya tenemos Clic para twittear

Sabes, memorizar es más rápido pero la retención en tu hijo se limita a un tiempo mucho menor, es decir, que la información se olvida y al aprender en bloque, es probable que olviden fragmentos importantes para realizar un análisis y que no sea sencillo aplicar la información a un caso puntual.

El pensamiento crítico es fundamental y que pueda enseñarse es una realidad, pero toma trabajo y esfuerzo.

pensar-y-no-repetir

Puedes ver nuestro articulo Métodos para retener el conocimiento aprendido

Pero calma, no todo está perdido…

Pues cuanto antes les enseñes a tus hijos y los prepares para pensar, cómo hacerlo y cómo ponerlo en práctica, interiorizarán lo que están aprendiendo y aplicarán el pensamiento de manera tan natural como respirar o comer.

Sabes, el pensamiento crítico no solo se desarrolla en la educación en el aula de clases, sino en el deporte, en las tareas del hogar y otras áreas en las que tus hijos se desarrollen.

Hay muchas maneras de fomentar este pensamiento y mejorar la manera en la que razonamos, insiste en casa sobre la importancia de crear “personas activas”, que piensen, debatan y no simplemente reciban la información de manera pasiva.

Además, considera fundamental inculcar la empatía, que aprendan a valorar a otras personas, integren equipos y trabajen juntos con la familia, amigos y para que se desarrollen de una manera más integral.

Pero antes de terminar, déjame contarte una pequeña anécdota para que te motives y lo pongas en práctica:

Einstein relata en sus manuscritos que cuando alguien le pidió su número de teléfono él abrió su agenda para buscar dicho número, lo cual sorprendió a quien se lo había solicitado y le cuestionó sobre ¿cómo era posible que no supiera de memoria su número de teléfono? Einstein respondió: ¿por qué memorizar algo que puedo consultar fácilmente en un libro?

einstein-pensar-y-no-repetir

Einstein no sabía ni su propio número telefónico de memoria, pero desarrolló la teoría de la relatividad.

Ser un genio no significa memorizar información, sino analizar, discernir, cuestionar y sobre todo PENSAR para encontrar el conocimiento. Clic para twittear

Recuerda querida madre o padre de familia, no se trata de esconder el conocimiento, sino de abrirlo.

Un comentario en “Analizar más, repetir menos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *