Tiempo de lectura: 3 minutos

¿A quien no le ha causado ansiedad o nerviosismo pensar en el examen final del curso más difícil.

No es necesario que te memorices libros completos de texto, existen muchas técnicas dinámicas y divertidas que pueden ayudarte a mejorar tu rendimiento y aprovechar al máximo tu tiempo de estudio.

Acá traemos para ti consejos y técnicas para que afrontes con tranquilidad y optimismo tu próxima temporada de exámenes.

El “testing effect” 

Se trata de una técnica en la que debes trabajar desde la práctica en vez de desde la teoría. En la medida de lo posible, si la materia que estudias permite el uso de ejercicios, “tests” o exámenes de prueba, estos te ayudarán mucho a usar la memoria activa para acostumbrarte a la tensión de una prueba final y a evitar el estrés.

En los libros de texto esta práctica se usa cada vez más, y el profesor debería ser parte activa en este tipo de técnicas de estudio. Un estudio de abbott de más de 100 años de duración (desde el 1909) comprueba con hechos esta idea.

Los estudiantes más dados a implementar y acabar ejercicios son notablemente mejores a la hora de realizar las pruebas finales. Clic para twittear

Práctica distribuida. 

Generalmente es hasta pocos días antes de cada examen en que tomas tus notas y libros para prepararte para la prueba, lo cual aumenta el nerviosismo y vuelve menos efectivo tu esfuerzo de estudiar.

Distribuir y espaciar lo más posible los temas de estudio previo a tu examen, reafirmará los contenidos en tu memoria y crecerá tu confianza. Para implementar esta técnica te recomendamos que desde que sepas la fecha en que se realice el examen te tomes el tiempo de distribuir contenidos, contemplando un cuestionario final, como un ensayo de tu prueba final.

Elaborar preguntas 

Esta técnica te empuja a buscar la mejor explicación en la que te preguntas: ¿por qué es así?. Alguien dijo una vez: “La mejor respuesta llega después de hacer la mejor pregunta 

Cada quien asimila la información de distintas maneras, por lo que es valioso Incitar a generar las preguntas que cada uno necesita, para que la respuesta sea lo más individualizada posible. 

Elaborar preguntas es una técnica muy efectiva para crear respuestas personales y así obtener un ancla muy firme sobre el recuerdo.

Este método de estudio nos gusta especialmente ya que trata de estimular la memoria de la manera más personal. Cuanto más personal es la pregunta, más se ajusta a la respuesta apropiada para el entendimiento de cada cual.

La clave es hacerse preguntas. Busca el “por qué de las cosas” durante el proceso de estudio y el entendimiento será tuyo.

Intercalar Materias 

Se refiere a estudiar dos o más temas relacionados o que se puedan complementar mutuamente.

Comienza con la práctica distribuida y luego agregas otro temario de la misma asignatura u otra asignatura que tienda a estimular la creatividad entre ambas.

Por ejemplo, ciencias (física, biología, química o informática y matemática). Los estudios demuestran que la práctica intercalada ayuda a retener, mejor y durante más tiempo la información, pero sobre todo ayuda a tener más capacidad de razonamiento y entendimiento.

Obviamente esto no es igual para todo el mundo, pero es cierto que implementarla y combinarla con el trabajo distribuido, ayuda al estudiante a averiguar por si mismo, qué le funciona mejor.

Auto explicación 

La auto explicación es una técnica parecida a la elaboración de preguntas.  Requiere que el estudiante llegue a una conclusión por si mismo y se capaz de explicar, en sus propias palabras el problema o teoría. 

Se suele apoyar en lo que ya sabe para complementar el nuevo estudio, y de esta manera elabora un archivo de conocimiento personal. 

Es más efectivo en etapas iniciales que una vez aprendida la materia. Sin embargo parece una técnica más complicada que las demás.

Por otro lado, la gran ventaja de esta técnica es que es aplicable a casi cualquier materia o cuestión. Esta técnica nos parece muy interesante ya que se puede llegar a ella, desde caminos muy didácticos; por ejemplo, ayudando a otros a entender la materia.

Si eres capaz de explicarle a tu manera el temario a un compañero, estás extrayendo tus propios razonamientos, con lo cual, lo estás entendiendo e integrando bien lo que lees.

Como pudimos apreciar en los párrafos de arriba, la proactividad, la practica y el razonamiento creativo son claves para aprender y memorizar, y de esta manera aprovechar al máximo todo el conocimiento que en clase se imparte.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *